La Cirenaica de Francesco Guccini

Guccini

Entonces, yo vine aquí en los años setenta, y descubrí un lugar alegre, una comunidad que, no entendí muy bien el porqué, funcionaba. Me gustaban las casitas con los escalones, las callejas…”. Estas fueron las palabras del cantautor italiano Francesco Guccini, cuando concedió una entrevista para la gente que se presentó delante de su casa en Bolonia, en Via Paolo Fabbri 43, el ocho de junio de 2013. Esa fecha no era casual: el ocho de junio de aquel año se celebró la cuarta edición de la Fiesta multiétnica de Cirenaica, un barrio popular de Bolonia. Francesco Guccini no podía perderse un evento tan extraordinario, que tenía lugar donde él vivió durante mucho tiempo. El cantautor decidió, por eso, celebrar el evento a su manera: cantando canciones suyas delante de su público boloñés en el restaurante “Da Vito” (hoy famoso por ser el restaurante donde Guccini siempre tenía la costumbre de comer). Sus fans boloñeses lo adoraban.

Antes de ser conocido como el barrio de Francesco Guccini, el de Cirenaica tenía una historia muy interesante detrás. La construcción de esta zona se inició al abrigo de la guerra italo – turca de los años 1911 – 1912, cuyo resultado fue la conquista de Libia. Por eso, la calle principal de Cirenaica se llama “Via Libia”. Desde aquel momento, todas las calles del barrio tuvieron los nombres de las ciudades conquistadas durante la guerra (Via Tripoli, Via Derna, ect.). Sin embargo, a partir de 1946, cambiaron de nombre en memoria de los Caídos por la Liberación de Bolonia y se dedicaron a los patriotas de la Resistencia. Uno de estos era Paolo Fabbri, el partisano al que se le dedicó la calle donde ahora podemos encontrar la casa de Guccini. Hoy Cirenaica es el barrio donde tiene lugar la Fiesta multiétnica más famosa de Bolonia, como hemos dicho antes, por eso ahora es conocido como él más abigarrado y acogedor de toda la ciudad.

Probablemente el cantautor definió Cirenaica un “lugar alegre” por todo esto. De cualquiera manera, la estima que Guccini tiene por ese barrio y por la gente que vive ahí, es recíproca. El afecto que ese pueblo siente por el cantante se demuestra por unos murales que se pueden encontrar en toda Via Paolo Fabbri. Los grafiteros que firmaron como “Saskio” e “Lennys” – decidieron escribir algunas frases tomadas de una canción de Guccini, titulada exactamente Via Paolo Fabbri 43, y embellecieron los muros con dibujos también. Estes dibujos se han hecho muy famosos en los úlimos años. Todos los turistas italianos que visitan Bolonia por primera vez, después de haber fotografiado las Torres y la estatua del Nettuno, fotografían los murales que Saskio y Lennys dejaron para conmemorar una de las mayores voces italianas.

10

7

Además, Via Paolo Fabbri 43 no es solamente el título de una canción del cantautor italiano, sino también es el título del álbum en el que la cancíon se encuentra. Ese álbum, que se publicó en 1976, tuvo un éxito extraordinario – fue uno del los cincos albumes más vendidos de aquel año. Via Paolo Fabbri 43 es una un volumen de canciones de distintos temas: la mayoría de estas contiene unas criticas contra la sociedad y contra la política, pero podíamos encontrar también unas reflexiones del cantautor sobre temas más serios – como el del aborto – y más “leves” – por ejemplo, el del amor. Sin embargo, la cosa más interesante, es que en casi todas estas canciones Guccini menciona la ciudad de Bolonia o habla de ella. “Una canzone notturna, cioè pensata di notte e che contiene, mi accorgo, molti miei tic notturni, come il vino e gli amici. Questo non è un luogo comune, ma un tipo di ambiente e di vita, e soprattutto una certa Bologna”. Este es un comentario del cantautor sobre una canción contenida en Via Paolo Fabbri 43, titulada Canzone notturna n°2. Entonces, todo su álbum se dedica al pueblo de Bolonia, al estilo de vida que él tuvo cuando estaba en esa ciudad, a los amigos que ha dejado ahí y que sin embargo puede encontrar cada vez que quiere volver a verlos (ahora su casa de residencia está en Pávana, pero no quiere vender la de Via Paolo Fabbri). Todas las personas del barrio de Cirenaica se encariñaron con el cantautor, con su música.

guccini_via_paolo_fabbri_43_front

Este es solamente un ejemplo del caso en el que los ciudadanos dejan una conmemoración de un cantautor en Bolonia. Otro caso es el de Lucio Dalla, cantante que murió el 1 de marzo 2012. Una estrella con su nombre lo recuerda en la Via degli Orefici. Pienso que estas son las cosas que  hacen darnos cuenta que la música tiene el poder de establecer relaciones tan intensas entre personas. Este es, para mí, el poder de la música.

Giulia Bartolini

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s